Foto oficial de la primera plantilla del Sevilla FC 18/19
Club

PEDRO BERRUEZO, SIEMPRE PRESENTE

Se cumplen 46 años desde su fallecimiento, tras caer desplomado en el inicio del partido que el Sevilla FC disputaba en Pasarón el 7 de enero de 1973. Casi medio siglo después de su pérdida su figura sigue estando muy presente en el club de Nervión

Este lunes se cumplen 46 años desde la irreparable pérdida de Pedro Berruezo, después de caer desplomado el 7 de enero de 1973 en el Estadio de Pasarón, cuando el Sevilla FC jugaba ante el Pontevedra.

Casi medio siglo después del trágico fallecimiento del jugador melillense, el recuerdo a Nervión hacia su figura sigue siendo permanente. El 7 de enero de 2010 se destapó una talla en bronce de su figura y desde esta temporada luce en la Puerta 10 del Ramón Sánchez-Pizjuán su rostro con el fin de inmortalizar por siempre su recuerdo. Sin ir más lejos, la foto oficial de la primera plantilla se tomó en la Puerta 10 como homenaje a Berruezo, acción a la que fueron invitados la viuda, hijos y nietos del jugador, así como todos sus ex compañeros.

Un mes antes, ante el Baracaldo, tuvo un desplome parecido, pero en Pasarón la tragedia fue inevitable. Llegó a Sevilla vestido aún de futbolista, con el 10 a la espalda

Berruezo perdió la vida de forma repentina, como 34 años después sucedería con Antonio Puerta. Todo ocurrió en el minuto 5 de la primera parte, justo al lado del banquillo que ocupaba Juan Arza. Pedro cayó desplomado. Sus compañeros acudieron a socorrerle, con la esperanza de que todo fuera un susto como ya ocurriera un mes antes ante el Baracaldo en Nervión. Pero no fue así y el delegado de equipo, Alonso de Caso, pidió al médico del club local, el doctor Díaz Lema, que atendiese a Berruezo, ya que Leal Graciani se había quedado en Sevilla, donde se le tributaba un homenaje a su padre, el doctor Leal Castaño. El jugador fue trasladado primero en camilla a la enfermería y tras un primer intento de reanimarle el doctor Díaz Lema mandó con urgencia a Berruezo a la cercana Clínica Domínguez, a donde llegó aún con vida, aunque poco se pudo hacer por evitar la tragedia. 

En 2010 se descubrió una talla de bronce en su memoria y desde esta campaña su rostro luce en la puerta 10 del estadio

Los días posteriores fueron de verdadera consternación. Berruezo, luciendo la indumentaria del Sevilla FC y su dorsal número 10 que defendió hasta el final, fue trasladado hasta Sevilla, llegando en la tarde del 8 de enero directamente al Ramón Sánchez-Pizjuán. Allí mismo se estableció la capilla ardiente y se dieron cita miles de sevillistas que acudieron al lugar a presentar sus respetos. Al día siguiente, el cuerpo de Berruezo fue trasladado a Málaga, donde recibió sepultura. Un mes después de su fallecimiento, jugadores de Sevilla y Betis disputaron un partido homenaje ante la selección de Rumania, entregándose la recaudación a la viuda del jugador.

Han pasado 46 años desde su muerte, pero Pedro Berruezo está más vivo que nunca en el recuerdo de los sevillistas. 135 partidos y 38 goles, pero sobre todo un hombre que defendió el escudo del Sevilla FC hasta el final. 

Departamento de Comunicación