Diego Carlos celebra frente al CD Leganés
Primer Equipo

DIEGO CARLOS, EL MURO BRASILEÑO QUE LLEGÓ DE LA LIGUE 1

El central sevillista solo ha dejado de disputar quince minutos del total de LaLiga, logrando este domingo su primer tanto para cerrar tres puntos muy complicados

Exhausto. Agotado. Ayudado por un compañero. Pero sonriendo de oreja a oreja y tremendamente feliz. Así abandonaba el césped del Ramón Sánchez-Pizjuán Diego Carlos este domingo, después de que su primer gol en LaLiga le valiese al Sevilla FC la victoria frente al CD Leganés, un partido que murió en el área sevillista y que, entre otros, el brasileño se encargó de defender con uñas, dientes y alma. Hasta el último punto de energía en el cuerpo. De hecho, el propio Diego Carlos se mantuvo sobre el terreno de juego hasta el final, cuando Sergi Gómez se disponía a saltar al campo por algún problema del carioca. 

Y es que, el que fuese el primer refuerzo estival del Sevilla FC allá por el mes de mayo, se convirtió en pocos encuentros en referencia indiscutible para el eje defensivo de Julen Lopetegui. Ahora, tras quince jornadas de competición celebradas y casi con la fase de grupos de la UEFA Europa League concluida, la presencia de Diego Carlos sobre el césped refuerza física y anímicamente al resto del plantel, que ve en el de Tierra Bonita un seguro de vida constante en la defensa del marco nervionense. Así lo destacaban, por ejemplo, Vaclík y Koundé en la zona mixta, orgullosos de la actuación del 20 blanquirrojo

Diego Carlos ha jugado los noventa minutos desde la segunda jornada a la decimoquinta y 75 de la primera frente al Espanyol 

El central procedente del Nantes, que veía curiosamente portería en su segundo remate contabilizado, ha disputado 1.338 minutos en LaLiga, o lo que es lo mismo, catorce partidos completos desde la segunda jornada en Granada más 75 en Cornellá, siendo sustituido el último cuarto de hora por Koundé. Con respecto a la Europa League, Diego Carlos sí ha disfrutado del descanso que no se ha podido permitir en el campeonato doméstico, jugando el primer partido en Azerbaiyán al completo y saltando al campo únicamente veinte minutos más frente al Dudelange en Nervión

El brasileño tardó muy poco en ganarse el cariño de la afición sevillista desde el principio de campaña y, tras el partido frente a los pepineros, con la alegría final de lograr los tres puntos después de mucho esfuerzo, la ovación para el central no se hizo esperar. Todo un muro en el centro de la defensa blanquirroja, que tanto en duelos por bajo, por alto o en carrera es artífice principal de las sietes porterías a cero que ha logrado dejar ya el Sevilla FC en las quince jornadas disputadas, casi un 50%. 

Departamento de Comunicación