Pablo Machín en la sala de prensa
Primer Equipo

MACHÍN: "SI DECEPCIONÉ A ALGUIEN LO SIENTO, PERO SIEMPRE HE IDO AL MÁXIMO"

El técnico se despidió de la afición esta tarde en la ciudad deportiva: "No es momento de lamentaciones ni excusas, sino de agradecer porque me he sentido un privilegiado"

Pablo Machín se despidió este viernes en la ciudad deportiva una vez anunciada este mediodía su destitución como técnico nervionense. El soriano aprovechó para agradecer el trato y explicar qué han significado para él estos meses: "Han sido prácticamente nueve, de los cuales ha habido momentos enormemente felices que pintaban bien las cosas, otros en los que los resultados no se han dado, pero quiero agradecer esa primera confianza en el mes de junio, a vosotros también el trato que me habéis dispensado, a la afición que siempre ha estado con el equipo, a los futbolistas que nunca me han hecho dudar de su implicación y estoy convencido de que están capacitados para conseguir esos éxitos que no he podido culminar aquí. No es momento de lamentaciones ni excusas sino de agradecer porque me he sentido un privilegiado, un sevillista más y una persona muy querida".

 

Sobre si su adiós está justificado, el soriano fue claro: "El fútbol no es lo que cree el entrenador. Hay gente que toma las decisiones y a mí solo me queda digerirlas, acatarlas y aprender. Estos meses han sido gratificantes y una experiencia muy amplia para aprovecharla en otro sitio donde se vuelva a contar conmigo". Reconoce que se sintió apoyado hasta el final: "Siempre he sido sincero aquí, el apoyo siempre lo he sentido porque la manera de actuar del club ha sido siempre la misma desde el primer día hasta ayer. Me siento en ese aspecto como cuando llegué, pero me llega por sorpresa por la imediatez con el siguiente partido y el parón. El detonante seguro ha sido ese partido en el que a falta de un minuto teníamos el objetivo. Estaba centrado en el Espanyol y en levantar el ánimo del grupo, pero la andadura llega hasta hoy y no me queda otra que asumirlo".

Además, quiso destacar la figura de Joaquín Caparrós: "No quiero opinar mucho y quien lo ha elegido buscará lo mejor para el club. Por sevillismo seguro que es el número 1, con 500 partidos en Primera y el que ha confeccionado la plantilla. Está capacitado para llegar a lo más alto en la tabla porque también te digo que dentro de la plantilla hay mucho valor futbolístico y también humano, que en los momentos difíciles marca la diferencia".

"Caparrós está capacitado para llevar al equipo a lo más alto porque hay valor futbolístico y humano en la plantilla"

El técnico prefiere quedarse con lo adquirido en Sevilla y mirar al futuro con optimismo: "Siempre soy positivo y he podido aprender mucho y disfrutar. Si valoramos todo, seis meses han sido muy buenos y menos buenos solo dos, así que la gran mayoría del tiempo, con todas las dificultades, han sido satisfactorias. Pero los resultados han hecho que no pudiera cumplir el contrato que firmé. Quería formar parte de un proyecto y mi ilusión era seguir muchos años y crecer junto al club. Todas mis reflexiones las he dicho donde debía y donde debo hablar es internamente. Es un club que tiene una magnitud muy grande, una historia sobre todo reciente de mucha exigencia por los éxitos ganados a pulso. En el fútbol no se regala nada y estoy agradecido por haber podido estar aquí".

Sobre el objetivo de la Champions, el soriano cree que es positivo que las metas sean altas: "La ambición siempre es buena, yo siempre he sido ambicioso pero con sentido común. Si la exigencia es el cuarto puesto es porque se cree que hay capacidad y porque en los últimos años el equipo estaba acostumbrado a jugar en Europa. Ese fue el primer objetivo que se me encomendó y la lástima ha sido no pasar a cuartos. Por deméritos nuestros también en la ida no pudimos conseguirlo". Afirma, por otro lado, que no cambiaría demasiadas cosas si pudiera volver atrás: "Ha habido momentos en los que no hemos estado en plenitud, pero en el último partido en casa, sin ir más lejos, el equipo físicamente estuvo magnífico. Ayer aguantó una prórroga con un nivel de exigencia alto y cambiaría muy pocas cosas porque existe luego ese factor externo que no podemos controlar y que te impiden hacer la planificación deseada. He intentado sacar el mayor rendimiento a la plantilla y la realidad es la que tenemos ahora".

"Cambiaría muy pocas cosas porque luego también está ese factor externo que no se puede controlar"

Para terminar, su último mensaje a la afición: "Siempre les he valorado, desde el primer momento sé que no somos nada sin ellos, son ese jugador número 12 y que nadie tenga duda de que mi implicación ha sido máxima y por ello tengo la conciencia tranquila. Si he decepcionado a alguien lo siento pero siempre he ido al máximo. Si nunca me atreví a pedirles nada, ahora creo que deben estar unidos para conseguir los objetivos".

Departamento de Comunicación