Nolito del Sevilla FC ante la SD Eibar
Previa

A EIBAR, CON LA ADVERTENCIA DEL AÑO PASADO DESDE EL MINUTO UNO

Después de una semana fantástica, Ipurúa pondrá a prueba la fiabilidad de un Sevilla casado con el gol y que tiene muy presente la goleada recibida ante los armeros la temporada pasada.

Suele ser muy comentado en el fútbol eso de que al que saca pecho se lo hunden. Bien es cierto que el Sevilla FC tiene actualmente motivos para presumir de sus últimas actuaciones, con 14 goles a favor en tres partidos y goleadas ante el Standard de Lieja, el Levante y el Real Madrid. Sin embargo, después de tanto azúcar como el que provocó el baño al actual campeón de Europa, el calendario devuelve a la realidad al equipo de Machín, que ya desde la charla justo posterior al triunfo del pasado miércoles, quiso hacer hincapié en lo que supone visitar al rival de esta tarde. Y es que Ipurúa está muy lejos de ese glamour que puede suponer el triunfo a un rival tan mediático, pero eso es precisamente lo que le hace tan peligroso.

No se cansa de repetirlo el técnico soriano, que tiene muy estudiado el triste partido disputado el año pasado por su ahora equipo en ese mismo escenario, en el que se sufrió una contundente derrota por 5-1. Aquel Sevilla mostró una versión que en nada se parece al actual, pero cualquier signo de desconcentración podría derribar todo lo construido en la última semana como si de un castillo de naipes se tratase. Hay que reseñar además que el equipo armero no es precisamente de buen recuerdo para el propio Machín, que sufrió una doble goleada la pasada campaña ante los eibarreses cuando dirigía al Girona. Curiosamente, ambos partidos acabaron con el mismo resultado claramente en contra de los rojiblancos, un 4-1 en Ipurúa y un 1-4 en Montilivi.

El Eibar goleó a los sevillistas en Ipurúa la temporada pasada y derrotó al Girona de Machín con claridad por dos veces

Todos los caminos llevarían a un partido de excesiva relajación sevillista -más circunstancial que consciente-  y en eso es precisamente es en lo que Machín ha querido poner el foco en estas horas previas al encuentro. A partir de ahí, es muy lógico pensar que las circunstancias son las que son y que el once no va a poder ser muy distinto al que se ha venido viendo en las últimas citas. Con la pareja más letal de LaLiga en estado de gracia, está por ver si hay rotaciones pensando también en Rusia o si vuelven a salir de inicio André Silva y Ben Yedder, aunque Muriel o Promes podrían volver a tener sitio desde el inicio. Además está el problema del lateral izquierdo, donde Aleix no puede ser solución esta vez y Arana anda algo tocado aunque ha entrado en la lista.

Distintas son las cosas en el plantel de Mendilíbar, que sí rotó en la jornada intersemanal pensando en hacerse fuerte esta tarde ante los suyos. Más que rotar, de hecho, planteó el vasco un equipo prácticamente nuevo en el que sólo repitieron tres de los que habían sido titulares el fin de semana anterior. Es por ello que a nivel físico, al menos a priori, los eibarreses contarán con mucho más descanso, algo indispensable para afrontar esta parte exigente del calendario y ahora mismo fuera del alcance de los sevillistas, con hasta cinco piezas clave en el dique seco. Bien es cierto que tanto Mercado como Escudero parecen ya ver la luz al final del túnel, pero está por verse cuando podrán ser realmente de la partida.

Con cinco piezas importantes en el dique seco, está por ver el nivel de rotaciones que aplica Machín

No es Ipurúa un estadio ya tan hostil como lo solía pintar el fútbol de otra época, pues con un césped en perfectas condiciones y un graderío adaptado a la élite, no hay excusas por mucho que sea uno de los escenarios más coquetos de la categoría. El catalán Xavier Estrada Fernández llevará las riendas de un partido que marcará si el Sevilla vuelve a la tierra tras una semana en las nubes o si el arreón empieza a tomar un cariz serio.

Communication Department