Vaselina de Rakitic para firmar el 3-0 ante el Valencia CF
Primer Equipo

IVAN RAKITIC, DIEZ AÑOS DEL FICHAJE DE UNO DE LOS NUESTROS

El croata llegó a Nervión el 28 de enero de 2011 procedente del Schalke 04 para comenzar un capítulo en su vida que acabó trascendiendo a lo deportivo y que pronto le hizo convertirse en un sevillano más

Dice el dicho popular que los de Bilbao nacen donde les da la gana. Un sentimiento quizás aplicable a lo que pueda sentir Ivan Rakitic aunque su relación con Nervión no tenga nada que ver con el río que baña la capital vizcaína. Hoy es un día señalado en la vida de este futbolista que, sin duda, puede corroborar que no necesariamente uno es de donde nace. Sin ir más lejos, las circunstancias de la vida le hicieron crecer lejos de las raíces de su familia. Nació en Suiza, donde también comenzó su carrera futbolística y con cuya selección llegó a competir en categorías inferiores. Pero su corazón estaba en Croacia, la tierra de sus padres y la suya propia, por lo que no dudó en elegir a la selección balcánica ya en categoría absoluta.llismo, Ivan!

Antes, mientras el Sevilla FC tocaba el cielo en Eindhoven, Rakitic conseguía el gran hito de debutar en la Superliga suiza con el FC Basel, club que le permitiría dar el salto un año más tarde a la Bundesliga con el Schalke 04. Y de ahí al mes de enero de 2011, en el que la vida de Ivan, sin él saberlo todavía, iba a cambiar para siempre. El 28 de enero, hace hoy justo una década, el club anunciaba la llegada del mediocentro junto con la del chileno Gary Medel. Un Sevilla, aquel, que peleaba por engancharse a los puestos europeos y que lograría el objetivo con un quinto puesto que le permitía disputar la UEFA Europa League el año siguiente.

En declaraciones a esta página web nada más aterrizar en Sevilla, Rakitic dejaba claro que su prioridad, pese a tener muchos pretendientes, fue siempre firmar por el Sevilla FC. Además, comentó que esperaba "adaptarse cuanto antes al equipo y a la ciudad". Una frase hecha que se repite en muchas presentaciones de jugadores que llegan de fuera, pero que en este caso fue un paso más allá para convertirse en realidad. Por esas cosas que tienen el fútbol y también la vida, Rakitic no solo se adaptó pronto a su nuevo ecosistema, sino que algo le hizo encajar a la perfección en la ideosincrasia del sevillano y sobre todo del sevillista.

Su recordada frase "es nuestro equipo, es nuestra ciudad" antes de un derbi, dejó clara ya entonces su identificación con el club

Se identificó muy pronto con el aficionado y tomó la camiseta sevillista con la responsabilidad propia de un jugador de la cantera. Su recordada frase de "es nuestro equipo, es nuestra ciudad", pronunciada en el túnel de vestuarios a sus compañeros antes de un derbi, refleja a las mil maravillas cómo el croata se había 'nacionalizado' sevillano en muy poco tiempo. Por ello, aunque en el verano de 2014, justo tras levantar plata en Turín, se anunció su fichaje por el FC Barcelona, su corazón siempre estuvo más al sur. No solo por lo deportivo, obviamente, sino también por lo personal, pues entonces ya se encontraba muy unido a la familia de su mujer, sevillanos y sevillistas por los cuatro costados.

Casi a la mínima oportunidad en sus entrevistas como azulgrana, Rakitic aprovechaba para tener un guiño con el club o con la capital hispalense, a la que estaba escrito que debía volver. Así ocurrió el pasado verano, cuando los caminos de Rakitic y el Sevilla FC se volvieron a encontrar seis años después para continuar la historia por donde la habían dejado. 176 partidos oficiales y 36 goles adornan las estadísticas de Ivan como sevillista. La última de esas dianas, como si de celebrar su década más feliz se tratase, llegó precisamente anoche para poner el broche a la clasificación copera ante el Valencia. Uno de los más bonitos como blanquirrojo sin duda, pero seguro que quedan otros muchos por venir. ¡Felicidades por estos diez años de sevillanía y sevillismo!

Communication Department