Antonio Álvarez
2009/2011

Tras la marcha de José Antonio Camacho, Antonio Álvarez sería designado para dirigir el plantel sevillista, de forma interina, hasta la llegada de Carlos Salvador Bilardo. Durante esta primera etapa, Álvarez estuvo tan sólo una jornada al frente del equipo, la vigésimo tercera de la temporada 1996/1997, cayendo frente al Real Zaragoza por dos goles a uno en la Romareda.

Tras esta efímera primera etapa, Álvarez se volvería a sentar en el banquillo sevillista a finales de la temporada 2009/10, sustituyendo a Manolo Jiménez. De este modo, la dirección deportiva del club mostraba su confianza en un hombre de la casa, que previamente había adquirido enorme experiencia como segundo entrenador de Joaquín Caparrós y Juande Ramos, entre otros. Durante los diez encuentros ligueros que aún restaban por disputar, Álvarez logró aupar al equipo del quinto al cuarto puesto, clasificándolo así para la ronda previa de la siguiente edición de la Champions League. La guinda a esta clasificación la pondría la conquista de la Copa del Rey, para cuya final ya se había clasificado el club anteriormente de la mano de Jiménez.

Los éxitos alcanzados al final de la temporada 09/10 le valieron al técnico su continuidad al frente del equipo durante el siguiente ejercicio. Sin embargo, la derrota sufrida frente al FC Barcelona en la final de la Supercopa de España, junto a la eliminación, a manos del Sporting de Braga, en la fase previa de Champions, y a un titubeante comienzo liguero, se saldaría con la destitución del técnico a finales de septiembre de 2010, siendo sustituido por Gregorio Manzano.