Marko Dmitrovic, en el vestuario del Sevilla FC
Primer Equipo

DMITROVIC: "ERA EL MOMENTO PERFECTO PARA DAR ESTE PASO DE GIGANTE EN MI CARRERA"

El guardameta serbio reconoce que su llegada es un paso adelante en un club que "compite siempre para estar en lo más alto"

Marko Dmitrovic ha pisado este domingo el Ramón Sánchez-Pizjuán por primera vez como sevillista. El serbio no podía ocultar la felicidad en su estreno ante los medios oficiales: "Muy feliz, de verdad. Era un objetivo y un sueño llegar a un club tan grande. Tras cuatro años en Eibar era el momento perfecto para dar un paso gigante en mi carrera, encontrar un club que compite siempre para estar en lo más alto y jugar competiciones europeas, así que muy feliz, de verdad".

Tras seis años en el fútbol español, cree que no era momento de salir de España pero sí de seguir subiendo peldaños: "Es el club que tiene todo lo que quería yo. Estoy muy adaptado a la vida en España, a LaLiga y era un momento perfecto para dar un paso adelante. Quería quedarme en LaLiga y estar en un equipo que lucha por títulos, que juega la mejor competición europea. Es un club que sigue creciendo año tras año y tiene la misma ambición que yo. Estoy convencido de que no he podido encontrar un sitio mejor que Sevilla".

Lógicamente, la pregunta sobre la competencia con Bono era obligada: "Será muy bonita. Todos sabemos que Yassine es un gran portero, que lleva un año y medio a un nivel brutal aquí y es una persona muy buena. He podido hablar con él un par de veces, me saludó antes de venir aquí y eso es un detalle que demuestra su humildad. He hablado con él cuando éramos rivales y tengo una opinión buena de él. Profundamente no lo conozco, pero tendremos tiempo de conocernos. Es un gran portero y eso nos va a servir a los dos para mejorar. Vamos a competir por un puesto muy exigente y los beneficios serán para el club. Intentaremos dar los dos todo lo que el míster pida de nosotros. Yo soy ambicioso. Cada jugador quiere jugar y yo elegí el Sevilla porque sé que tengo opciones de competir por el puesto. Lo voy a hacer desde el primer día y voy a dejarlo todo para cuando me toque jugar, ayudar a conseguir los objetivos de una temporada muy ilusionante".

"La competencia con Bono será muy bonita y nos servirá a los dos para mejorar"

Como el marroquí, también vio portería la pasada temporada: "En toda mi carrera, desde pequeño en Subotica, tiraba las faltas y los penaltis. Era físicamente más grande que los compañeros y tenía una zurda bastante potente. Marcaba bastante en aquella época y últimamente en Eibar, cuando había ratos libres después de los entrenamientos, tiraba las faltas. Tuvimos una mala época con los penaltis, fallamos más del 50% y Mendilibar llevaba tiempo diciéndome que iba a darme una oportunidad, aunque medio en broma. Uno o dos partidos antes del día del Atlético me dijo que lo tiraría yo si nos pitaban uno y marqué en ese partido. Luego fallé el siguiente y desde entonces no ya no he tirado más".

Además, sabe de primera mano el ambiente familiar que se respira en el equipo: "He hablado con algunos jugadores, varias veces con Gudelj, con el mismo Joan... No he hablado con Rakitic pero veo lo que comenta de la plantilla y sé que existe una familia parecida a lo que teníamos Jordán y yo en Eibar. Espero encontrarme un grupo humilde y unido, pero también exigente y preparado para seguir luchando por lo más alto".

"He hablado con Gudelj y con Jordán y sé que en el vestuario existe una familia"

Aunque el Eibar practica un fútbol diferente, Dmitrovic se ve preparado para ser uno más a la hora de sacar el balón jugado: "Es algo habitual en los últimos años. El portero es un jugador más dentro del campo y estoy preparado para adaptarme a la estrategia que pida el míster. Me he criado en un equipo como el Estrella Roja que es campeón de Serbia más de 30 veces y dominaba todos los partidos. Estoy muy ilusionado de encontrar algo diferente y que me va a servir para mejorar mi perfil de portero".

Desde muy joven tuvo que salir de casa para hacerse un camino en el mundo del fútbol: "Yo era aficionado del Estrella Roja desde pequeño y cuando terminé el colegio llegó la opción de marcharme allí. Era mi sueño como aficionado, pero puedo entender que mis padres tuvieran dudas a la hora de dejarme ir a Belgrado, una ciudad más grande que la mía y con 15 años. Era una decisión muy difícil para mis padres y recuerdo que había reuniones con los responsables del club y mi madre tenía miedo de dejarme. Yo le dije a mis padres que o me dejaban o me escapaba, pero al final fue un acuerdo entre todos, aunque ellos no estaban del todo convencidos. Yo tenía decidido marcharme allí y seguir mi carrera en el Estrella Roja".

"Con 15 años terminé el colegio me fui a Belgrado. Mi sueño era jugar en el Estrella Roja"

Eso sí, al mirar atrás no se arrepiente de nada: "Cuando era joven siempre soñaba con jugar en el Estrella Roja, en la selección y llegar a un equipo grande que jugara la Champions League. He conseguido todo menos debutar en el Estrella Roja por circunstancias. Tuve que optar por un camino diferente y más largo, pero si echo la vista atrás mereció la pena y he conseguido todo lo que quería. Estoy en la selección y en un club grande que juega la Liga de Campeones. Mereció la pena marcharse tan pronto de casa".

No tiene dudas de que sus grandes pasos adelante han llegado en España: "Nunca he tenido objetivos a largo plazo. Siempre he intentado dejar todo en cada entrenamiento y luego en los partidos. Claro que he cambiado mucho. Son ya 14 años de carrera desde que salí de casa y creo que el punto de inflexión fue la llegada a Alcorcón. Desde que llegué he estado seis temporadas casi siempre de titular, sumando muchos partidos en Segunda y en Primera. Es un periodo en el que he mejorado muchísimo y cada día es un nuevo aprendizaje. Mirando desde atrás he mejorado mucho, pero cambiando en todos los aspectos. Físico, técnico, mental... pero hay que seguir intentando mejorar cada día".

"Desde que llegué a Alcorcón he estado seis años casi siempre de titular"

Para terminar, palabras para los sevillistas: "Cuando yo he jugado aquí con el Eibar eran una afición que apoyaban y animaban mucho. Ver un campo lleno con la afición que apoya todo el rato es algo muy bonito. Será muy ilusionante poder salir aquí a jugar como local. Les digo que soy muy feliz de ser parte de este club y que voy a dejarlo todo y estar al máximo para ayudar. Intentaremos darle una alegría este año después de una etapa muy dura por el covid sin estar en las gradas. Estamos muy ilusionados con la opción de que vuelva al público y vamos a hacerlo todo para cumplir un gran año y ojalá que dentro de un año podamos celebrar grandes cosas".

Departamento de Comunicación