Promes del Sevilla FC ante el Akhisar
Previa

A POR EL PENÚLTIMO PASO PARA LA CLASIFICACIÓN EN LA NUNCA FÁCIL TURQUÍA

Pese a las bajas, el Sevilla FC busca su segundo triunfo en territorio otomano con la idea de intentar dejar casi hecha la clasificación para dieciseisavos de final

LaLiga no permite distracciones y el domingo habrá en Nervión un partido nada menos que con la segunda posición en juego frente al RCD Espanyol. Sin embargo, pese al contundente resultado cosechado hace sólo dos semanas en Nervión, muy mal haría el Sevilla FC en restar importancia a lo que se le pone por delante esta tarde ante el Akhisar. Un club, el otomano, que sigue con las cosas muy difíciles en su torneo doméstico. De hecho, aunque ha conseguido abandonar las dos últimas posiciones, es antepenúltimo a un punto del equipo que marca la salvación, el sorprendente Fenerbahçe. Y es que hay que recordar que se trata de la cuarta visita de los nervionenses en la historia a este país. Nunca había ganado en este territorio, con derrotas ante el Eskişehirspor en los años 70 y el propio Fenerbahçe en 2008, pero rompió la racha el pasado verano ante el Istanbul Basaksehir.

Después de que el Krasnodar cayese en Bélgica, sumar todos los puntos ante el único equipo descolgado del grupo resulta fundamental para conseguir el pase a los dieciseisavos de final. De hecho, teniendo en cuenta el golaverage tan positivo del equipo de Machín, conseguir dos victorias en las tres jornadas que restan parece que sería suficiente para lograr el objetivo. De esta forma, una victoria en el recién inaugurado Akhisar Arena permitiría casi con toda seguridad un pequeño tropiezo en los dos encuentros restantes ante los otros dos aspirantes a la clasificación. Un triunfo que deberá llegar con los dos teóricos atacantes titulares en Sevilla por culpa de las lesiones, y con los mismos 18 hombres que viajaron a San Sebastián después de que Maxime Gonalons tuviera que quedarse finalmente en casa por un proceso febril. Eso sí, tal y como recordó el propio José Castro nada más llegar a Esmirna, el espectacular 6-0 de hace dos semanas llegó en ausencia de André Silva y Ben Yedder, en este caso en el banquillo.

Pese a la claridad con la que se ganó a los turcos la pasada jornada, no valen relajaciones en Akhisar

Será la cuarta visita a Turquía y la tercera a su parte asiática, pues de las anteriores sólo Istanbul Basaksehir tiene su sede en la zona europea de la ciudad de Estambul. Tanto el Fenerbahce -parte asiática de la misma ciudad- como el Eskişehirspor y el propio Akhisarspor están geográficamente en la península de Anatolia, a la que pertenece casi en toda su extensión Turquía. Pero más allá de lo geográfico, la visita del Sevilla FC supone todo un hito para Akhisar, una pequeña ciudad de poco más de cien mil habitantes que está ante su segundo duelo continental en toda la historia. La del Krasnodar en la primera jornada de la fase de grupos abrió camino para este club fundado en 1970 y que hasta 2012 había estado relegado a las categorías inferiores del fútbol otomano. Sin embargo, su inesperado éxito en la copa de su país la pasada campaña -confirmado con la obtención de la Supercopa meses después- le han permitido vivir este estreno continental.

Eso sí, la realidad se está imponiendo y no se puede decir que el Akhisar esté cayendo de pie en el torneo. Acumula nueve goles en contra -seis de ellos en el Ramón Sánchez-Pizjuán- y sólo uno a su favor, el anotado por Onur Ayik en Bélgica aunque finalmente no supusiera ninguna recompensa en forma de puntos. Tanto es así que es uno de los cinco equipos que aún no ha logrado puntuar cuando se ha alcanzado ya el ecuador de esta primera fase, junto al Girondins de Burdeos, el Dudelange, el Qarabag y el Rosenborg. Rival por tanto propicio para dejar muy encarrilada la continuidad en el torneo, pero ante el que no valdrá ningún tipo de relajación porque Europa, esté quien esté enfrente, siempre exige.

De ganar, los de Pablo Machín encarrilarían la clasificación con dos jornadas aún por delante

El aspecto arbitral, siempre curioso por el enorme abanico de posibilidades en los partidos europeos, tendrá como protagonista en esta ocasión al francés Benoît Millot, que a sus 36 años debuta en la fase de grupos de una competición continental absoluta. Curiosamente, su única relación con el Sevilla FC hasta ahora data de hace dos campañas, cuando dirigió el duelo de octavos de final de la UEFA Youth League entre el conjunto nervionense y el Atlético de Madrid en el Cerro del Espino. Aunque los entonces dirigidos por Agustín López se quedaron con nueve hombres aún en la primera parte, los sevillistas dieron la cara e igualaron en dos ocasiones el marcador para acabar cayendo a cuatro para el final por 3-2.

Departamento de Comunicación