Sarabia y Navas celebran el gol del primero en Nervión ante el Újpest
Previa

UN INÉDITO SEVILLA-ZALGIRIS DEMANDA SERIEDAD, CONVENCIMIENTO Y PROGRESOS

Cita previa a la Supercopa de España -de momento aparcada- Europa exige seriedad en este segundo envite de la Q3 de la UEL ante un rival inédito en la historia -y con césped sintético en su estadio- que requiere en esta ida concentración y la mayor eficacia para solventar el pase al play off definitivo

Por primera vez un equipo lituano en el Ramón Sánchez-Pizjuán. El club nervionense sigue enriqueciendo su brillante historia continental tras depararle el sorteo en la Q3 de la UEFA Europa League un inédito Sevilla FC-FK Zalgiris. Segundo paso previo antes de poder acceder a la fase de grupos de un torneo en el que es el máximo referente con cinco entorchados, su palmarés se ha ido engrandeciendo al afrontar con rigor una competición con la que tiene una complicidad mutua, devuelta en forma de éxitos.

Con independencia del rival, es pues el de este jueves otro reto ineludible que exige olvidar todo lo demás en esta semana clave, centrarse en la importante cita y darle su sitio, con la ilusionante dinámica europea, ofreciendo al sevillismo un nuevo triunfo, el mejor acicate para reforzar la confianza y mirar de frente los próximos compromisos.    

Es la segunda eliminatoria europea 18-19 ante un rival desconocido en lo futbolístico para el Sevilla FC, pero que ha dominado claramente durante la última época en su país, Lituania. El cuadro verdiblanco -en sus dos cruces anteriores- ha dejado en la cuneta al Klaksvík por un global de 3-2 (triunfo 1-2 fuera en Islas Feroes y 1-1 en casa) y al Vaduz de Liechtenstein, por 2-1 global (1-0 en su estadio y 1-1 fuera en la cita del pasado jueves). Los dos por la mínina, dos victorias y dos empates; aún no conoce la derrota. Este jueves afrontará sus primeros minutos de competición no sólo frente a los sevillistas, sino ante cualquier otro equipo español.

La motivación de los de Machín, clave para seguir creciendo como un equipo intenso y sólido, sin dar opciones al estímulo lituano por hacer historia  

La motivación sevillista se antoja clave ante un rival al que estimula hacer historia en su primera visita a España en partido oficial y en este caso al Sánchez-Pizjuán. Primera cita importante de la semana en la que los de Machín deben ofrecer progresos como equipo, una mayor intensidad y solidez, subiendo el diapasón de sus prestaciones en esta pretemporada atípica en la que los ajustes al nuevo sistema los ha realizado y los seguirá realizando entre julio y agosto con nueve duelos oficiales concatenados, caso de pasar al play off definitivo. Un riesgo añadido que tiene sin embargo su parte positiva en lo competitivo, es decir, un mayor rodaje del equipo, algo más engrasado que otros rivales en liza.

El Zalgiris es actualmente el equipo más laureado de la actual Lituania. Sólo el ya desaparecido FBK Kaunas cuenta con más ligas -siete- por las seis de los verdiblancos. Actualmente, además de la Europa League, el Zalgiris esté centrado en pelear la primera plaza liguera a su rival Suduva, ya que en Lituania los campeonatos se disputan por años naturales y acaban en noviembre.

El tercer partido europeo oficial aportará un mayor rodaje y la inclusión de Aleix Vidal de cara a la cita estelar de Tánger   

El Sevilla FC en Vilna para el partido de vuelta, deberá jugar en el LFF Stadionas, con capacidad para algo más de 5.000 espectadores y con césped sintético, circunstancia añadida para llevar resuelta la eliminatoria desde la ida, ante un rival en plena competición doméstica. En su palmarés, el Zalgiris cuenta con once copas lituanas y seis supercopas, lo que le coloca también al frente del histórico de ambas competiciones.

El estadio lituano cuenta con césped sintético, circunstancia añadida para llevar la eliminatoria resuelta desde Nervión

Los de Valdas Urbonas cuentan con una base de jugadores locales, en la que también destacan el chileno Oyarzún (fuera de la lista), los franceses Manzorro y Nyuiadzi, el brasileño Marquinhos o el croata Blagojevic. A diez jornadas para el final del torneo, la liga lituana vuelve tras el parón de julio, aunque no para el Zalgiris, que aplazó su duelo ante el Trakai -que también tuvo duelo europeo el pasado jueves- y regresará ya dentro de unos días en su feudo ante el colista, el Lietava.

Con las temperaturas algo más livianas, el encuentro debe concitar la presencia del sevillismo de forma amplia para apoyar a un remozado equipo (ya con seis refuerzos, el último Aleix Vidal), así como vivir la experiencia de observar las evoluciones del cuadro de Lituania, primer rival de ese país que visita el Sánchez-Pizjuán en partido oficial. En cualquier caso, la UEFA Europa League es siempre un cartel atractivo y sugerente para el aficionado nervionense.  

Departamento de Comunicación