Monchi atiende a los medios oficiales en el hotel del Sevilla en Londres
Primer Equipo

MONCHI: "ESTE PARTIDO NOS ENSEÑARÁ DE PRIMERA MANO LO QUE ES LA CHAMPIONS"

El director general deportivo cree que esta noche habrá que "sufrir y saber sufrir" para plantarle cara al Chelsea

Monchi, como es habitual en cada desplazamiento europeo, atendió este mediodía a los medios oficiales para comentar el reestreno en la Liga de Campeones esta noche en casa del Chelsea: "Nos estrenamos en un escenario magnífico, con mucha historia y ante un equipo construido para llegar muy arriba. El primer partido nos va a enseñar de primera mano lo que es la competición". Aunque se viene de competir al máximo nivel en la Europa League, esto es un paso más: "Evidentemente las distancias entre la Europa League y la Champions se han acortado de manera progresiva y continua. No hay la diferencia que podría haber hace 15 ó 20 años, pero la diferencia es que hay muchos más buenos equipos. Es difícil no encontrarse con un histórico, un equipo con una gran capacidad de inversión o una plantilla de calidad".

Para Monchi, estar aquí es un premio y un reconocimiento: "Significa el premio a una temporada dura como la del año pasado, donde peleamos con todas nuestras fuerzas por los objetivos. También un reconocimiento a la trayectoria del club, porque el Sevilla merece estar en esta competición y la Champions merece tener al Sevilla. Es un cruce de caminos. También significa algo por lo que estamos apostando, por esa continuidad en esta competición que nos permita que sea una palanca en el crecimiento económico y deportivo del club".

Reconoce que le cuesta siempre ver el lado positivo en el orden de los rivales: "Depende. Siempre digo que lo ideal es jugar el último partido ante el rival a priori más débil, pero es absurdo y si fuese así preferiría también cambiarlo. Hay que jugar contra todos y sin público llenando los estadios el matiz de casa o fuera no va a marcar mucho. Es un grupo con algo de trampa, donde el equipo del bombo 4 es de los más fuertes que había. Es verdad que el Krasnodar no era de los más fuertes del bombo 3, pero el Rennes es un equipo que el año pasado hizo una temporada magnífica y que este año está peleando en los puestos de arriba. Es un grupo que no es fácil".

"Estar aquí es un premio por la temporada pasada y un reconocimiento a la trayectoria del club"

Tras un verano tan diferente, el director general deportivo es paciente: "Todavía nos queda margen de crecimiento. Los nuevos que han llegado todavía necesitan tiempo de adaptación y de conocer la dinámica de juego. Hay jugadores como Rekik e Idrissi que no han jugado con el equipo, la baja de Koundé... Nos falta tiempo para estar en plenitud y es lógico porque la temporada es muy larga y venimos casi de no descansar. Es bueno que vayamos escalonando el crecimiento, pero todas esas circunstancias hay que contrarrestarlas con la ilusión y las ganas de debutar con un resultado positivo".

Sobre el virus, reconoce que no queda otra que adaptarse: "Habrá lesiones por estiramientos, torceduras, golpes y también por el virus. Hay que convivir con ello y desgraciadamente está ahí, no se ha ido sino más bien lo contrario. Por mucho que estemos en una burbuja y seamos precavidos, vivimos y compartimos la vida con mucha gente. Intentaremos que haya los menores casos posibles y que sean lo más asintomáticos posible. Y que, si puede ser uno, mejor que un brote. Intentamos controlarlo todo, pero hay un margen de suerte importante porque donde menos te lo esperas, surge. En nuestro caso siempre han sido casos externos a la ciudad deportiva, pero algún día ocurrirá e intentamos poner los muros para que no se agolpen los casos".

"El principal pensamiento de Koundé es de disgusto por no poder estar con los compañeros"

Sobre Koundé, no esconde las ganas de ayudar del francés: "Desde el primer día que dio positivo, su principal pensamiento fue de disgusto por no poder estar con los compañeros. No pensó en ningún momento en la enfermedad. Contaba con ponerse a entrenar en casa e intentar reincorporarse lo antes posible".
"Ivan ha jugado partidos como éste muchas veces. Tiene una experiencia que nos va a venir muy bien. Está creciendo y aunque parezca que no, necesita una adaptación, porque viene de un entorno distinto. Cada vez se acerca más al Rakitic que todos deseamos y hoy es un día importante para él y para otros jugadores con experiencia, como Fernando, Jesús Navas o De Jong".

Sabe que el partido de esta noche supone otro gran reto: "Es un partido donde tendremos que sufrir y saber sufrir, porque tienen gente con un potencial ofensivo tremendo como Pulisic, Abraham, Odoi, Werner... Son buenos jugadores y habrá que sufrir para quitarles el balón y hacerles sufrir a ellos. No podemos tener complejos, tenemos que ser el Sevilla que conocemos todos porque con eso nos ha dado para estar aquí. Ellos son un equipo en construcción, que ha hecho un esfuerzo importante en el mercado y con el mismo problema de todos, que no ha habido tiempo de cocción. A medida que pase el tiempo están llamados a ser importantes. Cuando se reúnen buenos jugadores lo normal es que salga un buen equipo y ellos los tienen".

"Decir que vamos a pelear LaLiga y la Champions queda bien para el titular, pero no es la realidad"

En cuanto a los objetivos en la competición, tranquilidad: "El primero es estar entre los dos primeros. Es complicado porque los otros tres pensarán lo mismo. A partir de ahí veremos, pero lo principal es pasar la fase de grupos". Además, quiere ser prudente sin perder la ilusión: "Ponerle puertas a la ilusión de la gente no tiene que ser mi objetivo. Yo tengo que transmitir objetividad y ser lo más sensato posible. Me gustaría decir que vamos a pelear este año LaLiga y la Champions, pero creo que queda muy bien para un titular, pero no es la realidad. Tenemos que consolidarnos arriba y no va a ser fácil, porque el Sevilla nunca lo ha hecho habitualmente. Hay equipos como el Villarreal, Valencia, Real Sociedad, Athletic o Betis y quito a los tres de siempre. Hay rivales importantes y tenemos que consolidarnos para, a partir de ahí, empezar a soñar".

Por último, recordó su último partido de Champions con el Sevilla, en Leicester: "Vuelvo a Reino Unido. Aquel fue un día muy amargo por circunstancias que no vienen al caso a nivel personal pero sobre todo a nivel deportivo. Fue una noche dura, porque ya tenía en la cabeza mi salida y quería salir de otra manera. Para mí es un poco la revancha de poder recuperar aquello que se perdió en ese partido".

Departamento de Comunicación