El United celebra su gol ante el Copenhague
Primer Equipo

EL UNITED, UN VIEJO CONOCIDO EUROPEO ENRACHADO TRAS EL PARÓN

De los doce partidos que ha disputado tras el parón de la competición solo ha perdido uno, el que le dejó a las puertas de la final de la FA Cup ante el Chelsea

Decir Manchester United es nombrar a la élite del fútbol mundial. A pesar del periodo de reconstrucción vivido tras la salida de Alex Ferguson del banquillo, los diablos rojos nunca han dejado de ser un referente no solo en Inglaterra, sino en todo el planeta futbolístico. Para el sevillismo, esa percepción la marca también, sin duda, la eliminatoria de octavos de Champions de hace dos temporadas, en la que tras una brillante victoria en Old Trafford, el equipo nervionense se coló entre lo ocho mejores equipos del continente.

Han pasado ya más de dos años de aquello y, la temporada siguiente, el United fue sexto en la Premier, alcanzó los cuartos de final de la Champions -eliminado ante el Barcelona-, tampoco pasó de los ocho mejores en la FA Cup y de la testimonial tercera ronda en la Copa de la Liga. Un bagaje insuficiente para un club con la mayor exigencia y que dio paso a esta larga e inédita temporada 19/20.

En Inglaterra se habían disputado 29 jornadas cuando llegó el obligado parón. Los diablos rojos se quedaron en la quinta posición, con el pase a cuartos de la UEL en el bolsillo -goleada en la ida al LASK austriaco-, en cuartos de final de la FA Cup y con la necesidad de un impulso para alcanzar la cuarta posición, que estaba a tres puntos. Y lo cierto es que el United ha vivido un regreso a la competición muy contundente.

En la UEL superó el trámite en casa ante el LASK y sufrió para tumbar al Copenhague

El repaso de las nueve jornadas ligueras veraniegas se resume en seis victorias y tres empates, que permitieron a los de Solskjaer asaltar la ansiada zona de Champions y acabar terceros, igualados a puntos con el cuarto, el Chelsea. Sin embargo, el conjunto londinense se la cobró en la FA Cup. En semifinales le endosó al United -que había superado al Norwich en cuartos- su única derrota hasta hoy de la segunda parte de la temporada, aunque los blues acabaron cayendo en la final ante el Arsenal.

Con la Champions en el bolsillo, Old Trafford acogió la vuelta de los octavos de la UEL sin aliciente alguno, pues el 0-5 de la ida en Austria era una losa insoportable para el LASK. Aún así los rojos dieron la cara y se impusieron también en la vuelta, por 2-1. Más aún tuvieron que sufrir, ya en Alemania, en los cuartos ante el Copenhague. Los daneses vendieron muy cara su piel pese al dominio inglés y llegaron a la prórroga, aunque un penalti anotado por Bruno Fernandes acabó dándole el premio al favorito.

El domingo, otra vez las espadas en todo lo alto en una semifinal de gran voltaje. El premio, nada menos que volver a Colonia cinco días más tarde para jugarse el trofeo ante el Inter o el Shakhtar. Casi nada.

Departamento de Comunicación