Juan Soriano en ABP
Primer Equipo

JUAN SORIANO: "ESTOY AQUÍ GRACIAS A MIS PADRES"

"Me llevo muy bien con Vaclík, es mi compañero de habitación y pasamos muchas horas juntos", comentó el portero

Juan Soriano, portero del Sevilla FC, fue el protagonista en la noche de este martes en 'A Balón Parado' en SFC TV. El canterano hizo un repaso a su infancia y al trabajo que tuvieron que hacer tanto él como su familia para seguir creciendo como futbolista: "Estoy aquí gracias a mis padres. Mi padre no podía dejar de trabajar porque somos cinco hermanos y había que sacar la casa adelante. Mi madre se sacrificó siempre y se ha pegado todas esas horas de tren y de autobús conmigo muchísimos años". 

Juan Soriano repasó cómo vivió el fútbol de pequeño: "Siempre iba con mis hermanos y mi primo a jugar al parque. Siempre he jugado al fútbol. El primer balón que tuve era uno que se llamaba Pelé y con piedras y árboles hacíamos porterías y echábamos horas y horas hasta que anochecía. Cuando era pequeño jugaba de portero delantero contra mis hermanos y mi primo”. 

"De pequeño jugaba con mis hermanos y mi primo con piedras y árboles como porterías"

"Cuando me apunté a fútbol en las escuelas de mi pueblo el entrenador preguntó quién se quería poner de portero y como era yo el que se ponía con los más mayores levanté la mano y dije que me ponía yo", continuó el guardameta nervionense relatando historias de su infancia.

Con respecto a la Copa del Rey que consiguió, Soriano contó cómo fue la experiencia y la desmotivación que sentía por entonces por el fútbol: “En ese momento estaba loco, no sabía ni lo que hacía. Cuando jugamos la final no estaba motivado y me preguntó Agustín que cuántas Copas del Rey había jugado yo. Me dijo que ganar algo así me haría grande y que tendría que estar desmotivado después de jugar mucho en Primera. Iba a entrenar porque tenía que ir, pero no porque tuviera motivación, no disfrutaba entrenando”.

"No estaba motivado antes de jugar la final de Copa, iba a entrenar porque tenía que ir"

Juan Soriano finalizó alabando a su compañero este año en la primera plantilla del Sevilla FC, el checo Vaclík: "Me llevo muy bien con él, es mi compañero de habitación y es una gran persona. Los porteros no se pueden llevar mal, perjudica al equipo y a tu compañero. Es con quien más horas hecho y no tendría sentido estar cabreado con él. irías a entrenar sin disfrutar". 

Departamento de Comunicación