Antonio Puerta celebra su gol en el Vicente Calderón
Historia

UN ZURDAZO DE PUERTA DABA LA VICTORIA EN EL CALDERÓN HACE CATORCE AÑOS

Ayza Gámez debió suspender momentáneamente aquel encuentro dada la lluvia de objetos que se produjo tras el tanto del sevillista

Hace catorce años, Antonio Puerta daba una muestra más de la zurda de diamantes que atesoraba. Fue en el Vicente Calderón cuando, a falta de un cuarto de hora para el final, el nervionense, que había sustituido minutos antes a Adriano, ponía el 0-1 en el marcador. 

Aquel tanto, que a la postre sería el único del partido, provocó tal lanzamiento de objetos al terreno de juego, entre ellos una botella de whisky junto a la meta defendida por Palop, que el colegiado Ayza Gámez se vio obligado a suspender el choque.

Aunque la decisión fue momentánea. A los veinte minutos, y pasada ya la medianoche, el árbitro valenciano daba la orden de reanudar un partido al que le faltaban apenas 14 minutos por disputar. 

El gol del nervionense en el Calderón afianzaba al Sevilla FC en puestos europeos

Minutos en los que el marcador no sufrió modificaciones y el Sevilla FC se afianzaba en la zona europea de la tabla, concretamente en el quinto puesto, con 48 puntos. Una resultado de vital importancia el cosechado por los sevillistas en el Vicente Calderón que pudo verse incrementado en la primera mitad desde los once metros y hasta por dos ocasiones. Sin embargo, primero Kanouté y después, Saviola, se toparon con Leo Franco. 

Aquella noche, Antonio Puerta acababa de cumplir dos años (el pasado sábado se cumplieron 16 años) desde que vistiese por primera vez la camiseta del primer equipo del Sevilla FC en partido oficial. Joaquín Caparrós daba la alternativa a aquel joven de la cantera en el Ramón Sánchez-Pizjuán ante el Málaga, partido en el que sería titular, siendo sustituido en el 71’ por Paco Gallardo, hoy entrenador del Sevilla Atlético. 

El siguiente tanto del canterano abriría las puertas de la gloria

Aquel zurdazo en el Vicente Calderón de Antonio Puerta se convertiría en el preludio de un tanto muy especial y eternamente recordado por el sevillismo: el gol anotado al Schalke 04 en semifinales de la Copa de la UEFA con el que Puerta mostraría el camino a la gloria. 

Departamento de Comunicación