Entranamiento del Sevilla FC en el Ramón Sánchez-Pizjuán
Primer Equipo

LA AFICIÓN ARRANCÓ EL GRAN DERBI CON UN 'ENTRADÓN' EN EL ENTRENAMIENTO A PUERTA ABIERTA

El equipo realizó la última sesión de trabajo sobre el césped del Ramón Sánchez-Pizjuán con las únicas ausencias de Wöber y André Silva

Se convocó a la afición para que acudiera al Ramón Sánchez-Pizjuán en la víspera de El Gran Derbi y los sevillistas no fallaron. Miles de ellos se dieron cita en Nervión en una tarde primaveral, con muy buena temperatura en lo climatológico y bastante alta en lo ambiental. De hecho, poco antes de las cuatro y media de la tarde comenzaron a acceder los primeros sevillistas al graderío del estadio, mucho antes del arranque de la sesión, pasadas las seis de la tarde. Los más previsores tuvieron la oportunidad de ver a sus ídolos acceder al vestuario desde el propio césped, momento en el cual todos ellos se llevaron sus primeras ovaciones de la tarde.

Y mientras tocaba esperar, más cánticos para seguir entrando en 'modo derbi' cuando quedan poco más de 24 horas para el pitido inicial. A las seis comenzaron a saltar los jugadores y el cuerpo técnico en pleno, con las únicas ausencias de los lesionados Max Wöber y André Silva. El portugués no se ejercitó aunque se dio cita en el estadio y por lo tanto su presencia en el partido de mañana queda en duda. Sí estuvo Banega, que tal y como se informó ayer, no lo hizo el jueves por tener descanso programado.

Los 15.000 sevillistas presentes en la grada vieron una sesión que comenzó con carrera continua y rutina de calentamiento, para continuar con ejercicios de finalización y un partidillo final. Y si todos los jugadores tuvieron su apoyo desde la grada, si hubo un protagonista principal fue el técnico Joaquín Caparrós, que no paró de protagonizar gestos de complicidad con la afición e incluso realizó partes del calentamiento como un jugador más, dejando claro que vive como nadie este tipo de partidos.

Departamento de Comunicación