Marca Ben Yedder
Previa

EN EL INICIO DE OTRA SUGESTIVA AVENTURA PARA ASPIRAR DE NUEVO A LA GLORIA

Con el recuerdo fresco de la última final, este miércoles se inicia un doble reto: dar el primer paso copero -respetando al rival- y que los jugadores menos habituales den un paso al frente

La Copa del Rey tiene su magia, pese a que se constriñe en las calendas invernales. Sólo los clubes ambiciosos apuestan por ella. El Sevilla FC no es dudoso. Dos títulos en 2007 y 2010 y cuatro semifinales en el siglo XXI lo corroboran. Sólo uno recibirá el premio de no darla de lado y mantener el prestigio de un torneo atractivo que desemboca cada año en la fiesta del fútbol español. El sorteo ha querido que la primera cita de los nervionenses haya sido ante la Sociedad Deportiva Formentera, un animoso club balear que está a tres años de los 50 años de vida y que milita en el grupo 11 de Tercera división. Este miércoles hay celebración grande en la Isla, acude el pentacampeón de Europa y los de Sampaoli han de afrontarlo con toda la seriedad y el rigor que merece el partido, como corresponde a la competición del KO por excelencia y al honor de los sevillistas de disputarla cada año con el reto de pelearla y, si es posible, ganarla: la grandeza obliga.

 

Seriedad y competitividad, algo que merece el propio torneo y el prestigio de pelearlo 

 

Si el objetivo evidente es dar un primer paso adelante respetando al rival, no lo es menos ofrecer una imagen competitiva con independencia del once sevillista que salga al estadio Municipal de Sant Francesc. Es la ocasión formidable, con el equipo imbuido y de qué manera en la Liga y en la Champions League, para que sean de la partida los futbolistas que han tenido menos minutos en sendas competiciones y den ese paso al frente que demanda el proyecto y la propia Copa del Rey. Un once de nivel que se mida a un cuadro de inferior categoría pero que pondrá en el empeño toda la ilusión e intensidad que requiere una cita histórica para la localidad balear. La superioridad debe ir de la mano del rigor y la energía, aunque también de la humildad y darle su sitio al adversario.

Duelo histórico para un rival balear que, gracias a 17 penaltis en tres rondas, se ha metido en los dieciseisavos de final

 

El conjunto de Tito García Sanjuán marcha 3º en el grupo 11 de Tercera división con 10 victorias, cuatro empates y sólo dos derrotas. Es con diferencia el equipo menos goleado del grupo (9 goles). Su última cita liguera perdió 1-0 ante el Felanitx, pero con toda seguridad ya tenía un ojo en su histórico compromiso copero frente al Sevilla FC y en ofrecer su mejor versión. De hecho, el Formentera ha superado in extremis sus tres rondas coperas en la tanda de penaltis, tras tres empates a partido único y ante equipos de la Segunda B: la 1ª fuera -en Sagunto- (1-1) ante el At. Saguntino; 3-4 en los penaltis. La 2ª en casa (2-2) frente a La Hoya Lorca; 9-8 en los penaltis. Y la 3ª de nuevo fuera -en Tudela- (0-0) ante el Tudelano; 3-4 en las penas máximas. Un total de 17 aciertos y 14 encajados, destacando las intervenciones de su portero Marcos Contreras, que recibe así el premio a una trayectoria.          

En estas citas históricas para equipos de inferior categoría la ilusión se acorta entre el gigante y el oponente. Por ello, si el equipo superior baja la guardia o infravalora las virtudes de su rival suben las opciones de la sorpresa inesperada. En este caso, el equipo grande -pese a alinear un once de potenciales suplentes- debe imprimir la intensidad y la concentración necesarias. Si no es así, el fútbol te lo hace pagar.  

 

Sampaoli ha confeccionado un grupo con los menos habituales que tienen la ocasión de hacerle dudar en posteriores citas

 

El grupo viajero que ha confeccionado Jorge Sampaoli tiene una oportunidad única de tomar el relevo a los titulares o que suman más minutos en este primer tercio de competición. El talento no sólo no escasea en la plantilla sino que debe salir a flote en su máxima expresión, afrontando el encuentro con esa confianza que haga dudar al cuerpo técnico de poder contar con ellos en futuros compromisos. Todos los jugadores van a hacer falta cuando los tres torneos en liza se acumulen en el calendario. El olfato goleador es además algo a cultivar en una Copa del Rey que requiere goles para ir superando eliminatorias. Todos tienen la palabra. Son cuatro pasos (ocho citas) para volver a vivir otra sugestiva aventura, razón de ser de la grandeza de un club de fútbol y de sus aficionados.                  

           

Departamento de Comunicación