Joaquín Caparrós, nuevo entrenador del Sevilla FC
Primer Equipo

DON JOAQUÍN REGRESA A CASA

El técnico de Utrera vuelve a la que fue su casa desde 2000 a 2005, periodo en el que ascendió al equipo a Primera División y lo consolidó en competiciones europeas. Vuelve uno de los entrenadores más determinantes en la historia del club nervionense y el que más veces ha dirigido al equipo -226 encuentros-

Joaquín Caparrós vuelve a su casa casi 13 años después desde que anunciara su marcha, a final de la temporada 04/05. El técnico utrerano regresa con la vitola de ser uno de los entrenadores más importantes en la historia del club nervionense, al que dirigió durante cinco temporadas, llevándolo desde Segunda División a Europa, clasificándo al Sevilla FC, de hecho, durante dos temporadas consecutivas a competiciones europeas, algo que hasta entonces sólo había lo había logrado el Sevilla FC de Manolo Cardo a comienzos de los años ochenta. Es además el entrenador en activo con más partidos en Primera (495) y el sexto de la historia en este prestigioso ránking.

A día de hoy, sólo Unai Emery ha superado sus 102 victorias como entrenador sevillista

Caparrós es toda una institución en el banquillo nervionense, habida cuenta de que se trata del entrenador que más veces ha dirigido al primer equipo en partido oficial. Un récord de 226 choques que ostenta el utrerano, que además tuvo en su poder hasta hace muy poco el privilegio de ser el técnico también con más victorias (102). Ese reconocimiento se lo arrebató Unai Emery en abril de 2016. Además, Caparrós es el entrenador que relanzó al equipo tras uno de los baches más importantes de su historia, logrando devolverlo a la máxima categoría en su primera temporada en el cargo y encadenando, dos décadas después, dos temporadas consecutivas en Europa. Tras quedarse a las puertas de una histórica clasificación para la Liga de Campeones, decidió cerrar esta primera etapa en Nervión y se marchó al Deportivo de la Coruña.

Joaquín Caparrós apareció en escena a finales de la temporada 99/00, con el equipo prácticamente descendido a Segunda División, el club confirmaba la llegada del utrerano de cara al siguiente ejercicio, en el que pese a los importantes problemas económicos se buscaba regresar a la élite con un tándem completado por Monchi en la dirección deportiva. Y partiendo del mayor arranque liguero de la historia del club, cinco victorias y un empate pusieron al equipo arriba desde el comienzo. El ascenso se confirmaría en la antepenúltima jornada, con un gol de Podestá ante el CD Tenerife. Ya en Primera, el club cayó de pie en la categoría que nunca debió abandonar y finalizó octavo con 53 puntos, a sólo uno de los puestos europeos.

Logró devolver al equipo a Primera en su primera temporada y encandenó dos clasificaciones europeas después de 20 años

No quedó ahí la progresión del equipo, que comenzaba a poner en marcha la estrategia de firmar barato y revalorizar jugadores que tan rápido le permitió dar el salto hacia el viejo continente. Tras acabar décimo en la 2002/2003, la ansiada clasificación para la UEFA llegó un año más tarde con el recordado gol de Baptista en la última jornada ante Osasuna. De esta forma, el utrerano afrontó la que fue su última temporada en sevillista llegando a octavos en el torneo continental y volviendo a meterse en Europa gracias al sexto puesto. Llegaba la temporada del Centenario, pero Caparrós anunció que abandonaba la entidad al final de la temporada tras quedarse a sólo un punto de una histórica clasificación para la Liga de Campeones.

Eso sí, no tardó en volver a entrenar y tomó las riendas del Deportivo de La Coruña en la 05/06, consiguiendo la octava plaza en un club que comenzaba a dejar atrás la época gloriosa de comienzos de siglo. Aunque la llegada de Caparrós permitió al club reinventarse y dar más protagonismo a su cantera, la siguiente campaña fue algo más comprometida y obligó al equipo gallego a centrarse en la permanencia, algo que acabó logrando de forma holgada. Pese a ello decidió acabar ahí su etapa en Riazor y un año más tarde llegó a Bilbao. Con la vitola de entrenador canterano, en el Athletic Club tenía el caldo de cultivo perfecto para poder sacar el máximo partido a los escalafones inferiores. En una plantilla en la que impulsó a jugadores como Llorente, Javi Martínez o Iker Muniain, tras una primera temporada en la que estabilizó la situación deportiva, en la segunda llegó su primer logro en rojiblanco.

También hizo historia en el Athletic Club

Y es que el Athletic logró alcanzar la final de la Copa de 2009, eliminando precisamente al Sevilla FC en semifinales. Se trataba de la primera final en 24 años aunque no se pudo sacar la característica gabarra por la derrota en Mestalla ante el FC Barcelona por 4-1. Aunque en Liga logró la 13ª plaza, el éxito copero le llevó a conseguir su tercera clasificación europea como técnico. Esto le permitió renovar su contrato y acabar octavo y sexto -otra vez a Europa- en sus dos siguientes campañas. Sin embargo, un cambio en la presidencia del Athletic impidió cumplir el preacuerdo que tenía Caparrós para seguir dirigiendo al equipo vasco.

Su última experiencia en los banquillos fue en el Al Ahli de Catar, la cual tuvo que abandonar por motivos personales a finales del pasado año

Tras una mala experiencia en el Neuchatel Xamax suizo al inicio de la siguiente campaña, en octubre de 2011 llega al RCD Mallorca, tras la marcha de Michael Laudrup. Con un promedio de puntuación de Liga de Campeones, el equipo balear logró la permanencia con cuatro jornadas de adelanto en la 11/12. Esto le permitió renovar, pero una mala racha de resultados motivó su destitución en febrero de 2013. Eso sí, su ausencia en los banquillos duró poco al firmar por el Levante UD al inicio de la campaña 13/14, al que dejó en una más que meritoria décima plaza pese a lo cual no llega a un acuerdo de renovación.

De ahí al Granada CF, en el que pese a sus buenos números iniciales, se ve obligado a salir en enero de 2015. Y tras casi dos décadas ininterrumpidas en el banquillo, el técnico para casi dos años hasta su llegada al CA Osasuna, que buscaba una reacción tras dos meses de mal arranque liguero. Eso sí, no consiguió levantar la difícil situación y fue destituido tres meses más tarde. Su última experiencia en los banquillos fue en el Al Ahli de Catar, al que dejó sexto la pasada campaña antes de abandonar el club por motivos personales.

Departamento de Comunicación