Ocampos del Sevilla FC ante la SD Eibar
Crónica

3-2: VARAPALO EN EIBAR TRAS UNA PRIMERA PARTE INMEJORABLE

Las dos caras mostradas por el Sevilla FC este jueves en campo de la SD Eibar evitaron que pudiese traer botín alguno de vuelta a Nervión. Los goles de Ocampos y Óliver Torres recibieron la respuesta de Orellana, Pedro León y Cote en un segundo tiempo para olvidar

La imprevisibilidad del fútbol le dio al Sevilla donde más le duele este jueves en Eibar. Tras una primera mitad primorosa de los de Lopetegui y pese a los dos goles con los que se marcharon con ventaja al descanso, la segunda mitad comenzó mal y acabó infinitamente peor, con tres errores que motivaron la inexplicable remontada de la SD Eibar. Mazazo anímico para un equipo que llegó a verse con los tres puntos en el casillero y que recibirá este domingo a la Real Sociedad fuera de los puestos europeos.

El Sevilla de Lopetegui no especula en el arranque y volvió a demostrarlo en Ipurúa, donde una vez más a domicilio, salió mandón y con clara intención de ponerse por delante en el marcador. A los cinco minutos ya probó suerte con un centro de Ocampos y un remate de Munir que salió flojito a las manos de Dmitrovic. Sólo hizo falta una más para acertar. Bastó con un error en el control de Ramis y una recuperación de Jordán, que la puso al hueco para la carrera de Ocampos. Mano a mano con el meta, el argentino le pegó fuerte y abajo para estrenar el marcador en el minuto 11. El Sevilla era dominador mientras el Eibar seguía intentando encontrarse en un partido totalmente controlado. Con Munir a punto de hacer el segundo, el primer intento vasco fue al cuarto de hora, un remate desde fuera del área pero débil a las manos de Vaclík.

La primera parte sólo tuvo un dominador y fue el Sevilla

El partido daba la sensación de requerir otro zarpazo para dar más tranquilidad. Munir le pegó al larguero a centro de Navas y Mendilibar movió el banquillo y el sistema, dando entrada a Escalante por Inui tras apenas media hora. Y casi sin solución de continuidad, el requerido golpe en la mesa. Otra vez se inició en la izquierda, con un balón adelantado de Munir para Ocampos, que la puso con mucha intención al segundo palo. Imposible para Dmitrovic, Óliver Torres se lanzó con todo para marcar a puerta vacía y ponerle aún más justicia al marcador. El Sevilla era dueño y señor del partido y el Eibar apenas se acercó con un centro que acabó en el lateral de la red tras tocar en Escudero e irse a córner. Primera parte de mucho nivel de un equipo que casi acariciaba el triunfo con las manos.

Pero si algo se le presupone al Eibar en su estadio es el empuje. Esa insistencia no se había visto ni por asomo en los primeros 45 minutos y salió a la luz a la vuelta de los vestuarios. El equipo eibarrés adelantó líneas y el partido cambió de mando. Se jugaba en campo sevillista, pero al menos los azulgranas no conseguían llevar peligro a la meta de Vaclík. Sin embargo, pasada la hora de juego iba a llegar el primer tanto en contra para los nervionenses como visitante en lo que va de temporada. Penalti de Koundé -que acababa de sustituir al lesionado Carriço- tras perder el balón y derribar a Orellana dentro del área. El chileno no falló y la pegó al poste derecho de Vaclík para acortar el marcador. Julen Lopetegui volvió a repetir el plan de otros días y le dio más físico al centro del campo con la salida de Gudelj en lugar de Jordán.

La acción del penalti descompuso a un Sevilla hasta entonces bien plantado

Palo anímico tremendo para los de Lopetegui, que vieron como el Eibar empezaba a creer en sacar algo de un partido que tenían virtualmente perdido al descanso. Y lo que no había pasado en toda la temporada, ocurrió en Ipurúa. Error tremendo de comunicación entre Diego Carlos y Vaclík en un balón franco para el guardameta y en el río revuelto pescó, con mucho acierto, Pedro León para empatar casi sin ángulo. Inverosímil desenlace que aún iba a tener un capítulo más con una falta directa que Cote puso imposible para Vaclík junto al palo izquierdo. Se desquició el Sevilla, que pese a tener minutos aún para la reacción, no volvió a dar sensaciones de recomponer la situación. De hecho Lopetegui le había dado entrada a Pozo en lugar de Óliver Torres, en un intento de reactivar el ataque.

En apenas cinco días cambia la situación de un Sevilla que deja el liderato y sale de los puestos europeos, en una clara demostración de que el arranque sólo servía para sumar puntos que ya no se perderán. Ahora toca levantarse lo antes posible y la próxima oportunidad es el domingo en casa, donde el equipo buscará su primer triunfo de la temporada al calor de Nervión.

FICHA DEL ENCUENTRO

3. SD EIBAR: Dmitrovic, Arbilla, Oliveira, Ramis (De Blasis, minuto 46), Cote, Edu Expósito, Diop, Pedro León, Inui (Escalante, minuto 32), Orellana y Quique González.

2. SEVILLA FC: Vaclík, Jesús Navas, Diego Carlos, Carriço (Koundé, minuto 61), Escudero, Joan Jordán (Gudelj, minuto 68), Fernando, Banega, Ocampos, Óliver Torres (Pozo, minuto 78) y Munir.

GOLES: 0-1, minuto 11: Ocampos; 0-2, minuto 32: Óliver Torres; 1-2, minuto 66: Orellana pen.; 2-2, minuto 77: Pedro León; 3-2, minuto 81: Cote.

ÁRBITRO:Pablo González Fuertes, colegio asturiano. Amarillas para Arbilla, Edu Expósito, Oliveira, Escudero, Joan Jordán, Gudelj y Diego Carlos.

Departamento de Comunicación