Ocasión de Ben Yedder en el Sevilla-Real Sociedad de la 16/17
Previa

CITA VITAL POR EUROPA PARA GANAR SIN RODEOS Y REVIVIR EL ESPÍRITU NERVIONENSE

El Sevilla FC-Real Sociedad de este viernes concita varios desafíos para el equipo de Joaquín Caparrós. Primero, ganar como única premisa tras su peor racha del siglo; después, reforzar la confianza y el carácter de un grupo que sabe moverse en los retos difíciles y, además, poner distancia ante un rival que ha ido de menos a más y aún tiene opciones europeas

Después de haber tocado otros cielos futbolísticos en la presente temporada -histórica en la Champions League y con nota alta en la Copa del Rey- el Sevilla FC de Joaquín Caparrós salta a escena en LaLiga, rememorando unas virtudes intactas que quedaron inoculadas en el ADN sevillista tras el paso del utrerano por el club de Nervión. El Sevilla FC-Real Sociedad de este viernes evocará al sevillismo algo incuestionable: el equipo se va a dejar el alma en el césped, volverá a aflorar el espíritu del ‘nunca se rinde’ -sólo alertargado en una racha nefasta de resultados- y vibrará en busca de la victoria como en los momentos mágicos de la entidad. Los miedos, las dudas, no sirven para nada. La cita viste gala de las grandes ocasiones, la primera de cuatro ‘finales’ ineludibles, presta a cultivar el gen ganador y el convencimiento de que la confianza da alas en pos del triunfo. El aliento del sevillismo será atronador y concitará a la rebeldía nervionense.

Volver a los orígenes y resetear las eternas virtudes cultivadas en años; aún quedan muchas cosas que decir

El importante duelo liguero ante el revitalizado equipo de Imanol Alguacil no es para empezar de cero. Esta temporada ha dado un alto nivel en partidos relevantes. Se trata de recuperar las virtudes sevillistas, minimizando los defectos. Para ello, nada mejor que volver a los orígenes, resetear la mentalidad y las condiciones idóneas que han venido siendo santo y seña en los años de éxitos acumulados, virtudes germinadas en el gen nervionense para los restos. Son sólo cuatro partidos, pero quedan aún muchas cosas que decir. El balance no está cerrado. En este escenario, sólo vale ganar a la Real Sociedad -sin ambages-; el plan esta vez hasta puede quedar en un segundo plano, aunque para alcanzar el triunfo, el reto requiere un cóctel de fútbol, solidez y acierto, no exento de garra y templanza.

El rival vasco es la mejor piedra de toque para consumar la rebeldía. Los ahora pupilos de Imanol Alguacil, tras el cambio de técnico (Eusebio), están terminando la liga con buenas sensaciones, aunque sufriendo algún resbalón de consideración como fue su última salida a La Rosaleda, cayendo por 2-0 ante un Málaga ya descendido. Los donostiarras son un equipo goleador (63), sin embargo, sólo ha marcado 19 goles a domicilio y, en seis citas foráneas, ni siquiera anotaron gol. Por el contrario, en la etapa Alguacil, sólo perdió el duelo en terreno costasoleño, sumando cuatro victorias y un empate en los seis partidos.

Un rival con pegada: entre 4 jugadores han firmado 40 goles; aunque de sus 63 dianas en total, sólo 19 las hizo fuera. Encaja también bastante (55)

La Real Sociedad es un equipo goleador -el 3º de la Liga- pero también encaja muchos goles (55); uno más que el Sevilla (54). Los txuriurdin ven puerta con facilidad; hasta 9 futbolista han repetido. Sus cuatro artilleros son Willians José (14), Oyarzabal (11), Juanmi (8) y Illarramendi (7); 40 goles entre ellos. Los dos primeros se reparten además 8 asistencias (3 y 5). Entre Xabi Prieto, Canales, el belga Januzaj, Elustondo y Llorente suman 15 goles más, tres cada uno. Junto a esta pegada, su zaga muestra lagunas, encajando goles tanto dentro (27) como fuera (28); los citados 55. Su balance favor-en contra con Alguacil son 12-6. Viene de ganar el derbi vasco (3-1) al Athletic Club.

Los vascos se han colocado a dos puntos del Sevilla (48-46); la victoria pues es imprescindible para distanciarse a cinco

Los últimos seis enfrentamientos entre ambos rivales en la liga dan un balance de cuatro triunfos vascos y un empate, además del concluyente 0-4 del Sevilla en Anoeta, hace algo más de un año, con tres goles de Ben Yedder y Sarabia. Referido a los últimos choques ligueros en Nervión, hubo de todo en diez años: cuatro victorias hispalenses, dos triunfos vascos y dos empates, el más reciente (1-1) en mayo de 2017, con goles de Sarabia y Carlos Vela. Es curioso resaltar que el delantero mexicano -en su adiós en diciembre pasado en Anoeta ante el Sevilla- marcó en el 90’ el 3-1 definitivo. Fue su único gol en Liga, como también fueron los únicos los de Zubeldía (hasta ahora) e Íñigo Martínez, que hace tres meses se marchó al Athletic Club.

Este viernes, sevillistas y donostiarras se vuelven a cruzar con sensaciones contrapuestas. De los últimos 21 puntos disputados, los locales sumaron tres y los vascos trece. Razón por la cual la Real Sociedad se ha acercado en la clasificación a dos puntos del Sevilla FC (48 por 46) y la cita se convierte en vital para poder distanciar de nuevo a los visitantes a cinco puntos de cara a la plaza europea. Este Sevilla de Joaquín Caparrós quiere revivir el Sánchez-Pizjuán como la fortaleza que siempre fue. Muchos alicientes para que la noche aúne realidad y deseo.

 

 

 

Departamento de Comunicación