Aldana Cometti, jugadora del primer equipo femenino del Sevilla FC, presiona a Erin Cuthbert durante el Escocia-Argentina del Mundial de Francia
Femenino

LA RAZA DE ALDI COMETTI AYUDA A MANTENER A ARGENTINA CON OPCIONES DE PASAR A OCTAVOS DEL MUNDIAL

La albiceleste logra un épico empate ante Escocia en el cierre de la fase de grupos que deja al combinado sudamericano pendiente de los resultados que se den este jueves para saber si pasa de ronda, con la zaguera sevillista siendo titular y decisiva

Argentina sigue soñando con lo más alto. Lo hace a base de fe inquebrantable, de garra y de fútbol. De la casta y el coraje de la sevillista Aldana Cometti y el resto de sus compañeras, que arañaron un empate con sabor a triunfo sobre Escocia (3-3) que mantiene al conjunto de Carlos Borrello con opciones de superar la fase de grupos pese a no depender de sí mismo. Este jueves se dirimirán los últimos 3 billetes para los mejores terceros.

No es arriesgado decir que el cuadro sudamericano salió con la valentía que propugnaba su técnico ya en la previa después de la derrota ante Inglaterra. Esa declaración de intenciones cristalizó en sus mejores minutos en el torneo. A la sobriedad y ejercicio de solidaridad defensiva del debut frente a Japón se le unió una ambición ofensiva que estuvo a punto de transformar Mariana Larroquette al cuarto de hora en el 0-1, pero su testarazo fue al travesaño. No perdonó Kim Little, que anotó para las europeas unos instantes más tarde (19'). Con ese resultado se llegó al intermedio.

Al poco de la reanudación, Jennifer Beattie amplió distancias (49') con otro remate de cabeza. Erin Cuthbert parecía sentenciar al firmar el 3-0 en el 69', un resultado a todas luces excesivo. Argentina no se amilanó y los gritos de aliento de la hinchada espoleaban a sus compañeras, que buscaban acortar distancias y soñar. Todo fue uno cuando Milagros Menéndez, ingresada en el campo con 2-0, acortó diferencias a pase de la jovencísima Dalila Ippolito en el 74'. 284 minutos de juego después, la albiceleste volvía a marcar en un Mundial y todavía quedaba más por ver. La escocesa Lee Alexander se marcaba en su propia portería (79').

Sendos empates en el Camerún-Nueva Zelanda y el Tailandia-Chile darían a Argentina el pase a octavos

Con Argentina volcada, Aldana Cometti dejó la retaguardia y se sumó al ataque en pos de un gol redentor. Fue derribada dentro del área en el 89', pero la colegiada norcoreana Ri Hyang Ok dejó seguir el juego inicialmente. No obstante, terminó dirigiéndose al VAR ante las reclamaciones de las perjudicadas. Después de varios minutos de incertidumbre, señaló el punto de los 11 metros. En el banquillo argentino se celebraba como si fuera un tanto, pero algunas de sus jugadoras no querían ni ver cómo Flor Bonsegundo se dirigía a patear el esférico. Llegó la atajada de Lee Alexander y el sueño parecía desvanecerse. Sin embargo, de nuevo apareció el videoarbitraje para avisar de que se debía repetir el lanzamiento. Se añadían cinco minutos y en el 94' las mismas protagonistas se reencontraban. Gol.

No quedó tiempo para más. Demostración de carácter, el que permitió que por vez primera en un Campeonato del Mundo femenino un equipo rescate un punto tras ir perdiendo por tres goles de diferencia. Con dos unidades en su casillero, un empate en el Camerún-Nueva Zelanda unido a otro en el Tailandia-Chile le daría al conjunto de la defensora de Caballito el pase a octavos. Creer hasta el final, marca del Sevilla FC.

Departamento de Comunicación